2 octubre, 2022

Tel 4236601 – Alvear 573 San Salvador de Jujuy – rectoradodelta@gmail.com

N° 05 – La pirámide de necesidades de Maslow

Abrahan Maslow fue un psicólogo norteamericano que formulo su Teoría sobre la motivación humana ya en el año 1943, y que todavía tiene gran importancia en los ámbitos educativos, empresariales y publicitarios. ,

Jerarquía de necesidades

La escala de las necesidades se describe como una pirámide de cinco niveles: los cuatro primeros niveles pueden ser agrupados como «necesidades de déficit mientras que el nivel superior es denominado «autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser.

La idea básica es: solo se atienden necesidades superiores cuando se han satisfecho las necesidades inferiores, es decir, todos aspiran a satisfacer necesidades superiores. Las fuerzas de crecimiento dan lugar a un movimiento ascendente en la jerarquía, mientras que las fuerzas regresivas empujan las necesidades prepotentes hacia abajo en la jerarquía.

Según la pirámide de Maslow se dispone de:

  1. Necesidades básicas

Son necesidades fisiológicas básicas para mantener la supervivencia:

  • necesidad de respirar, beber agua (hidratarse) y alimentarse;
  • necesidad de dormir (descansar) y eliminar los desechos corporales;
  • necesidad de evitar el dolor;
  • necesidad de mantener la temperatura corporal, en un ambiente cálido o con vestimenta;
  • necesidades sexuales.

2, Necesidades de seguridad y protección

Surgen cuando las necesidades fisiológicas están satisfechas. Se refieren a sentirse seguro y protegido

  • seguridad física (asegurar la integridad del propio cuerpo) y de salud (asegurar el buen funcionamiento del cuerpo)
  • necesidad de seguridad de recursos (casa, dinero, automóvil, etcétera)
  • necesidad de vivienda (protección).

3, Necesidades sociales (afiliación)

Son las relacionadas con nuestra naturaleza social:

  • función de relación (amistad, pareja, colegas o familia);
  • aceptación social.

4. Necesidades de estima (reconocimiento)

Maslow describió dos tipos de necesidades de estima, una alta y otra baja:

  • la estima alta concierne a la necesidad del respeto a uno mismo, e incluye sentimientos tales como confianza, competencia, logros, independencia y libertad;
  • la estima baja concierne al respeto de las demás personas: la necesidad de atención, aprecio, reconocimiento, reputación, estatus, dignidad, fama, gloria.

La merma de estas necesidades se refleja en una baja autoestima e ideas de inferioridad. El tener satisfecha esta necesidad apoya el sentido de vida y la valoración como individuo y profesional, que tranquilamente puede escalonar y avanzar hacia la necesidad de la autorrealización.

La necesidad de autoestima es la necesidad del equilibrio en el ser humano, dado que se constituye en el pilar fundamental para que el individuo se convierta en la persona de éxito que siempre ha soñado o en un ser humano abocado hacia el fracaso, el cual no puede lograr nada por sus propios medios.

5. Autorrealización

Este último nivel es algo diferente y Maslow utilizó varios términos para denominarlo: «motivación de crecimiento», «necesidad de ser» y autorrealización.

Es la necesidad psicológica más elevada del ser humano, se halla en la cima de las jerarquías y es a través de su satisfacción que se encuentra una justificación o un sentido válido a la vida mediante el desarrollo potencial de una actividad. Se llega a esta cuando todos los niveles anteriores han sido alcanzados y completados, o al menos, hasta cierto punto.

Personas autorrealizadas

Maslow consideró autorrealizados a un grupo de personajes históricos que estimaba cumplían dichos criterios: Abraham Lincoln, Thomas Jefferson, Mahatma Gandhi, Albert Einstein, Eleanor Roosevelt, William James, entre otros.

Maslow dedujo de sus biografías, escritos y actividades una serie de cualidades similares. Estimaba que en sus relaciones con los demás, eran personas:

  • independientes de la cultura y el entorno dominante, basándose más en experiencias y juicios propios;
  •  no eran susceptibles a la presión social; eran inconformistas;
  • con sentido del humor no hostil, prefiriendo bromas de sí mismos o de la condición humana;
  • buena aceptación de sí mismos y de los demás, tal como eran, no pretenciosos ni artificiales;
  • eran creativos, inventivos y originales;
  • con tendencia a vivir con más intensidad las experiencias que el resto de la humanidad.

Cuando mayores son los logros de una persona en el área del saber más motivada se siente para seguir aprendiendo más.

En nuestra sociedad es frecuente que tengamos satisfechas las necesidades fisiológicas y de seguridad pero no las de afecto ni que tengamos un buen nivel de autoestima.

Notamos que los jóvenes que ingresan a nuestras aulas son tímidos, introvertidos, no se animan a hablar, a expresar sus ideas o sus problemas.

Allí entra a tener relevancia la acción de los docentes. Si utilizamos el sistema Delta de aprendizaje por competencias logramos elevar los niveles de autoestima porque los alumnos aprenden trabajando en equipos colaborativos, eso hace que participen activamente y como los resultados son por lo general satisfactorios les produce felicidad y seguridad en sí mismos.

¿te podemos ayudar?